Hacer pie

04.06.2021 07:05

Apenas ha cumplido los ocho años, pero ya es un gran nadador y, como cada día de verano, a las once de la mañana ya está a punto de meterse en el agua. Ve entonces desde el pequeño pantalán a su amigo Raúl, que ha perdido la cámara de rueda de camión que utilizaba como flotador y pide socorro chapoteando desesperado: se ahoga. No lo duda un instante y se lanza a salvarlo.

Raúl es más pequeño que él, pero, en cuanto llega su salvador, lo atrapa descontroladamente por el cuello haciendo que éste también se sumerja. Los dos niños van a morir.

En ese momento, alguien lo evita. Es un hombre grande que hace pie en ese lugar y levanta a los dos chavales, como plumas, poniéndolos a salvo.

Algún día futuro, nuestro nadador recordará este suceso de su vida y reflexionará sobre la necesidad de hacer pie si se pretende ayudar a los demás.

Le contarán, también, que Raúl perdió el flotador repetidamente durante su no muy larga vida y que, al final, no apareció nadie que, haciendo pie, pudiese salvarlo.

Share |

Contacto

Miguel Cabeza mcabezar@gmail.com